Noticias » Internet » Qué es el ciberacoso o el grooming, como detectarlo

Qué es el ciberacoso o el grooming, como detectarlo

Es cada vez más común ver a adolescentes y preadolescentes enganchados a Internet ya sea por teléfono inteligente, computadora o tablet. Esto sucede en todas partes, en casa, en la calle, con amigos, en la escuela secundaria o incluso en la primaria.

Cuando el bullying, el acoso y la explotación sexual tienen lugar en línea, hablamos de ciberacoso o ciber explotación. Este tipo de acoso puede ser particularmente difícil de manejar, que puede ser difícil de controlar e invisible para un gran número de personas. 

Lo más probable es que su hijo pase mucho tiempo en línea. Por lo tanto, es importante que sepa qué hacer si su comportamiento en línea se vuelve desagradable y perjudicial o si es víctima de acoso cibernético.

¿Qué es el ciberacoso?

ciberacoso

Las causas del acoso online son muchas y variadas. El ciberacoso es el uso deliberado, persistente y malicioso de palabras o imágenes en un entorno en línea con el propósito de dañar el bienestar de los demás. 

Las investigaciones han demostrado que la edad más común para el acoso cibernético es el período de transición de la escuela primaria a la escuela secundaria. Cuando los jóvenes tienen alrededor de 11 o 12 años, pero ocurre durante la adolescencia. Por tanto, es importante ser consciente de esto.

¿Cuáles son los tipos de ciberacoso online?

Es importante distinguir 2 vías de acoso en línea con respecto a los menores, para estar alerta:

  • Es el acoso que ocurre entre iguales, por ejemplo, dos menores, es también llamado ciberacoso.
  • Existe otro en el que un adulto busca un acercamiento sexual con un menor usando el engaño, lo que se ha denominado Grooming. Este es el proceso mediante el cual un adulto se acerca y manipula a un menor para tener contacto sexual. Estos acosadores son generalmente muy manipuladores y se toman el tiempo para ganarse la confianza y formar un vínculo con el adolescente. Estos acosadores desempeñan el papel de amigo adulto comprensivo y dan cumplidos. Así es como intentan convencer a las víctimas de que se desnuden y poco a poco, fomentan los actos sexuales.

El acicalamiento puede conducir al abuso sexual en línea, por ejemplo, a través de la cámara web, mensajes de chat y correos electrónicos. Aunque también fuera de línea, durante un encuentro físico.

En ambos casos, no se trata de nuevos delitos, sino de delitos cometidos en un nuevo entorno, el tecnológico. Es por ello que, si bien la figura del ciberacoso como tal, no está señalada en el código penal.

 Dependiendo de cómo se produzca el ciberacoso se podría calificar, entre otras cosas. De amenazas, delitos contra privacidad como el descubrimiento y divulgación de secretos, coacción o insultos y calumnias.

Otra de las situaciones de ciberacoso que también pueden ocurrir frente a menores es provocada por adultos que buscan satisfacer sus deseos sexuales. 

¿Qué es el Sexting?

En pocas palabras es, compartir mensajes íntimos, siempre que sean consensuados, libres de presiones y permanezcan en una atmósfera de confidencialidad, no es problemático. Sextear es parte de una buena relación y desarrollo sexual en los adolescentes. 

Se vuelve problemático cuando los mensajes íntimos se comparten con otros sin el consentimiento de la persona. Hacer videos sexys, enviar desnudos o sextear, el principio es el mismo. 

En todos los casos, se trata de compartir mensajes, fotos o videos de carácter sexual sin consentimiento. Esto incluye:

  • El intercambio de SMS donde la fantasía sexual del otro es estimulada por las palabras.
  • Envío de desnudos, sean fotos o videos a un tercero.
  • Videochats, compartir un momento erótico en vivo con otra persona.

¿Cómo detectar si mi hijo está siendo víctima de ciberacoso o Grooming?

Los signos de ciberacoso y explotación sexual o grooming en línea a veces son difíciles de detectar. Estas pueden llegar a incluir:

  • Comentarios negativos o desagradables.
  • De la propagación de rumores.
  • Compartir fotos o videos que pueden ser problemáticos para la persona en cuestión.

De manera más general, un cambio de comportamiento y malestar ante la presencia de otros adolescentes o ante el acercamiento de eventos que reúnen a otros jóvenes. No es fácil identificar dónde y cómo se manifiesta el acoso sexual y en línea. 

Por lo general, ocurre en diferentes plataformas y medios conectados, lo que hace que sea extremadamente difícil rastrear e identificar a los perpetradores y las causas. Por ejemplo, en una sección de comentarios con cientos de publicaciones, puede ser difícil identificar a un solo responsable del comportamiento del acosador. 

Además, es casi imposible acceder a las cuentas y al teléfono móvil de nuestros adolescentes. Si desea saber si su hijo está siendo acosado, preste atención a las señales y cómo se acumulan. Lo que debería ponerte en el oído, si tu hijo tiene un comportamiento de rechazo anormal de sus herramientas sociales. 

Si usa su teléfono inteligente mucho menos de lo habitual. Es muy probable que algo le impida acceder y utilizar sus cuentas de redes sociales con confianza. Puede ser acoso cibernético o grooming.

¿Cuáles son las recomendaciones en caso de ciberacoso o grooming?

Si bien estos comportamientos son menos frecuentes que los primeros, recomendamos que adopte las siguientes pautas para evitar, en la medida de lo posible, este tipo de situaciones:

  1. Sin invadir la privacidad de su hijo, verifique el tipo de páginas que está visitando. 

Si no confía en una determinada página web, navegue por ella y busque opiniones en esa página específica en Google. Normalmente, las páginas que no son fiables tienen comentarios en los foros de otros padres que han sido alertados antes que tú por el mismo motivo.

  1. Consulte con la privacidad de las redes sociales de su hijo:

¿Qué está usando? Hacerle participar en una configuración más restrictiva mientras le explica las virtudes de compartir solo contenido privado con quien realmente conoce. Hará que adopte estos buenos hábitos de uso.

  1. Hágale entender que solo debe agregar a las redes sociales personas que conozca en persona.

Es posible que las personas que no conoce en persona no sean quienes usted dice ser y pueden usar esa información con fines maliciosos.

  1. Finalmente, aunque Internet está lleno de virtudes y puede ser una excelente herramienta bien utilizada, tome previsiones.

Advierta también a su hijo de los peligros que pueden facilitar la mentira y la dificultad de determinar realmente quién está al otro lado de la pantalla.

Ayúdanos compartiendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.